¿Me puedo bañar con lentillas?

Bañarse con lentillas, ya sea en la playa, piscina o incluso la ducha, aunque resulta muy cómodo, podría ser peligroso para nuestros ojos. Numerosos expertos alertan sobre esta práctica tan habitual y nos explican qué puede ocurrir si no tomamos las medidas de higiene adecuadas. ojos-rojos-en-la-piscina-o-playa Es importante tener en cuenta que el agua de las piscinas contiene sustancias químicas como el cloro que en contacto con los ojos produce escozor y enrojecimiento, y que el agua del mar produce un efecto irritante debido a la concentración de sal.

Estas molestias se incrementan todavía más en los usuarios de lentillas, aunque no suponen un riesgo grave si se cumplen las normas básicas de higiene.

Un mal uso o mantenimiento de las lentillas podría provocar graves problemas en la córnea como la conjuntivitis, sequedad ocular o incluso alguna infección de más gravedad. ¿Quién renuncia a un bañito en la playa o un chapuzón en la piscina?

A continuación, te damos 5 consejos prácticos si vas meterte en al agua con tus lentillas:

  1. Evita sumergir la cabeza en el agua con los ojos abiertos. Utiliza gafas de buceo.
  2. Después del baño, quítatelas y límpialas frotando suavemente con tu líquido de lentillas.
  3. Si te entra arenilla ¡no te frotes el ojo! utiliza gotas humectantes o lágrima artificial para que se limpien con el parpadeo. Nosotros te recomendamos Biotrue o Systane 
  4. Cuando salgas del agua, protege tus ojos con unas gafas de sol con filtro UV que cumplan la normativa europea de seguridad visual.
  5. Te aconsejamos que utilices lentillas diarias. Evitarás que se acumulen depósitos y que ello derive en una posible infección. Ante cualquier molestia, no dudes en reemplazarlas.

Por último, decirte que disfrutes del verano pero con cabeza 😉

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *